miércoles, 23 de diciembre de 2009

DIOS ODIA AL PECADO PERO AMA AL PECADOR?

“Dios aborrece el pecado pero no al pecador”

Cuantos de nosotros no hemos escuchado ésta frase múltiples veces?…Suena estupenda, me dice que no importa lo que yo haga porque Dios siempre está ahí para mí, algo así como que Él necesita algo de mí por eso no está interesado en todo el mal que hago sino en mi persona pues sólo está aborreciendo mi pecado pero no a mí. Dios aborrece al pecado pero no al pecador….Quizas usted ha escuchado incluso ministros afirmando ésto o pudiera ser que usted también lo afirme, me gustaría que estudiemos la bíblia consistentemente a ver si encontramos algún pasaje parecido, así lo estudiamos y sacamos las conclusiones.

Pero antes permítame mostrarle algunos donde dice que Dios sí aborrece al pecador, sí…Dios sí aborrece el pecador, Su naturaleza no le permite convivir con el pecado, hemos jugado tanto con la santidad del Creador que hemos olvidado Su Carácter, lo hemos empequeñecido tanto que ya al Dios verdadero lo tenemos a nuestro nivel, ya no le rogamos le exigimos.

Leamos Salmos 5:5

5Los insensatos no estarán delante de tus ojos;

Aborreces a todos los que hacen iniquidad.



Fíjese que literalmente dice que (Dios) aborrece a todos, no a algunos, a todos los que hacen iniquidad (esto es pecado) no tanto la iniquidad, sino a los que hacen iniquidad, mire:

Iniquidad awa, «hacer iniquidad». Este verbo se encuentra en la Biblia 17 veces. En arábigo tiene el significado de «doblar» o «desviarse del camino». ’Awah se usa a menudo como sinónimo de jata, «pecar», como en Sal 106.6: «Hemos pecado [jata] como nuestros padres; hemos hecho iniquidad [’awah]; hemos actuado impíamente [rasha’]» (rva).

Como vé muchas veces repetimos lo que escuchamos de otros, pero a veces ni siquiera lo filtramos en la Palabra de Dios para ver si es correcto, no todo lo que suena bien es bíblico, por ejemplo hoy día nos aprendemos algunas estrofas de una canción cristiana más fácil que un pasaje de la bíblia, y defendemos esa estrofa que ha sido escrita por hombres que muchas veces ni nacidos de nuevo son.

Génesis 6:5

“Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal.”

Romanos 3:23

“por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios,”

Se da cuenta que el hombre no es lo más importante del universo?…El humanismo y la psicología han ido cambiando nuestra teología, pero hemos visto bíblicamente que no es así, nosotros somos los necesitados de Dios.



Daniel 4:35Todos los habitantes de la tierra son considerados como nada; y él hace según su voluntad en el ejército del cielo, y en los habitantes de la tierra, y no hay quien detenga su mano, y le diga: ¿Qué haces?Daniel 4:35

Todos los habitantes de la tierra son considerados como nada; y él [Dios] hace según su voluntad en el ejército del cielo, y en los habitantes de la tierra, y no hay quien detenga su mano, y le diga: ¿Qué haces?



Salmos 8:4

“Digo: ¿Qué es el hombre, para que tengas de él memoria, Y el hijo del hombre, para que lo visites?”

Isaias 64:5

“Si bien todos nosotros somos como suciedad, y todas nuestras justicias como trapo de inmundicia;”

No quiero con todos estos versículos dejarle sólo la actitud negativa de nuestra condición humana, ni mucho menos obviar todos los pasajes dónde las escrituras nos muestra el amor de Dios para con la humanidad, pero no debemos olvidar las dos caras de la moneda: Dios ama pero tambien aborrece, Dios da vida pero también la quita, Dios es bueno pero también es terrible, y sobre todo es Justo y Su justicia debe ser satisfecha.

Querido lector, Dios no nos necesita, nosotros lo necesitamos a Él! Dios no será menos porque usted o yo lo rechazemos, Él es el rey Supremo con o sin nosotros, entienda que no hay nada que nosotros podamos hacer para merecer la salvación, es por eso que es un regalo (Ef 2:8) y sólo a través de Su Hijo Jesucristo tenemos entrada al cielo (1tim 2:5).

Juan 3:36

El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él.

Si no cree en Jesucristo la ira de Dios está sobre usted, fíjese que no dice “estará”, sino “está”…Sabe usted lo que es vivir bajo la ira de Dios? Dios aborrece el pecado y al pecador no arrepentido…Quiere vivir bajo sus propias leyes, sin Dios?

Romanos 5:12

Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron.

Si usted no a aceptado a Jesucristo cómo su único Salvador personal dice la bíblia que usted está condenado a muerte, pero:

Romanos 5:19

Porque así como por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno (Jesucristo), los muchos serán constituidos justos.

Aceptó usted ese regalo o prefiere vivir bajo la ira de Dios? Si ya lo aceptó, está viviendo conforme su nueva naturaleza? Está dando frutos de Dios?

Hebreos 12:14

“Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor.”

Dios es Santo

2 comentarios:

  1. excelente, Dios le bendiga...

    ResponderEliminar
  2. La frase viene a ser un resumen de lo que se puede leer en el siguiente extracto que a continuación aparece

    Ef 2 1-7
    Y a vosotros que estabais muertos en vuestros delitos y pecados,
    en los cuales vivisteis en otro tiempo según el proceder de este mundo, según el Príncipe del imperio del aire, el Espíritu que actúa en los rebeldes...
    entre ellos vivíamos también todos nosotros en otro tiempo en medio de las concupiscencias de nuestra carne, siguiendo las apetencias de la carne y de los malos pensamientos, destinados por naturaleza, como los demás, a la Cólera...
    Pero Dios, rico en misericordia, por el grande amor con que nos amó,
    estando muertos a causa de nuestros delitos, nos vivificó juntamente con Cristo —por gracia habéis sido salvados— y con él nos resucitó y nos hizo sentar en los cielos en Cristo Jesús, a fin de mostrar en los siglos venideros la sobreabundante riqueza de su gracia, por su bondad para con nosotros en Cristo Jesús.

    ResponderEliminar